Página web

En las últimas semanas he venido trabajando intensamente en el diseño de mi página web https://sites.google.com/site/profesorjesusrodriguez/ en la cual busco resolver la siguiente pregunta ¿Cómo hacer más atrayente y dinámica la clase de Artes Plásticas en el Colegio Técnico Class, dónde el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información, impacten positivamente en el desarrollo de la creatividad de los estudiantes? Tarea nada fácil pero que me interesa porque “Las características de los niños, niñas y jóvenes de hoy son muy diferentes a la generación anterior, son llamados “nativos digitales”  los estudiantes que asisten hoy a educación formal, se encuentran inmersos en el consumo de nuevas tecnologías, donde los aparatos tecnológicos son soporte para su comunicación e interrelación social y el sistema educativo no corresponde a éstos avances, no llenando las expectativas de los educandos; la clase magistral de “tablero, marcador y habla” domina al sistema educativo encerrándolo en modelos tradicionalistas de formación alejado de los intereses de los estudiantes.” Aprovechando la dinámica de la clase de artes me gustaría poder dar respuesta a la pregunta formulada haciéndo uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC)

Dibujo anatómico
Jesús Rodríguez, 1986. Dibujo a lápiz en cuaderno.

Un alegre día

Hoy ya llega a su final, se acerca la media noche e inicia un nuevo día, una idea rápida como un boceto, la pase muy bien al lado de mis seres queridos, compartiendo momentos agradables que nos ayudan mutuamente a crecer. Como un boceto comparto una imagen que tome hace unos años estando junto a mis seres amados…

Jardín Botánico, Bogotá D.C.
Jardín Botánico, Bogotá, D.C.

Otro bodegón 1990 (aprox)

En el año 1990 aproximadamente, elaboré varias pinturas al óleo con el tema del bodegón y de aquella experiencia quedarón los bodegones que muestro en éste blog. En la pintura que obsevamos en ésta entrada, ubique algunos elementos compositivos de la cocina materna,como curuba, limón y un tomate; donde busqué expresar la luz a través de los elementos expuestos. En éste cuaderno de bocetos he querido presentar ésta pintura, precisamente con esa idea, algo rápido; para mayor información de mi trabajo gráfico pueden seguir el siguiente vínculo:

http://www.jesusrodriguezpintorydibujante.blogspot.com/

"Bodegón"
Jesús Rodríguez, “Bodegón”, 1990 (aprox.) Óleo sobre lienzo/tabla, 14,9 x 19.9 cms. Colección del artista. Bogotá D.C.

Recordando un bodegón año 1990

Mi formación en artes plásticas me ha permitido sensibilizar mi mirada a través del entorno, en el año 1990 (aproximadamente) realicé una pintura sobre tela en pequeño formato, donde plasme un vaso de vidrio y una fruta (tomate de árbol), en ese momento me interesé por estudiar la luz, de ese intento quedó ésta pintura que comparto por primera vez. Para mayor conocimiento de mi obra gráfica los invito a visitar el siguiente vínculo: http://www.jesusrodriguezpintorydibujante.blogspot.com/

Bodegón, año 1990 aprox. óleo sobre lienzo/tabla, sin medidas
Jesús Rodríguez, “Bodegón”, 1990 (aprox.) Óleo sobre lienzo/tela, 19,9 x 14,9 cms. Colección del artista

Cuaderno de Bocetos

"La mirada"
Jesús Rodríguez, “Todos miran… nadie ve…” 2012. Bolígrafo sobre papel, 16,5 x 24,5 cm. Cuderno de apuntes del artista

Comenzar no es fácil, lo desconocido produce temor y eso me sucede precisamente ahora. Aquí lo relaciono al igual que aquel pintor o dibujante que se presenta ante el desnudo lienzo en blanco, sólo su creatividad puede ver más allá del blanco, más allá del espacio sin ocupar. Escribir me gusta desde siempre, tal vez uno de mis sueños infantiles y luego juvenil era precisamente llegar a ser escritor. Aclaro que no soy escritor ni intento serlo, pero puedo hacerlo.
¿Pero escribir sobre qué? buena pregunta. Escribir ficción para adelantarme al momento histórico en el que me encuentro, escribir al estilo de Gabo como han llamado su género literario “Realismo Mágico” o algo parecido, o escribir un libro de superación personal y no sólo uno sino muchos tomos. Pero una mejor pregunta es ¿Escribir para qué? o mejor ¿para quién? Me quedo sin respuestas.
Creo que debo pensar mejor en escribir, simplemente escribir…
Es mi deseo aprovechar este maravilloso espacio en blanco de la hoja de papel o debo decir la ventana en blanco del monitor de mi computador, para expresar, sentimientos, pensamientos y emociones. Soy una persona del común con un regular nivel cultural, mí única ambición compartir con usted que está al frente de este libro y precisamente frente a esta página, experiencias comunes que le suceden a un individuo común.

Jesús Rodríguez