Luz Sagrada

La luz me inundo de cálidos y fríos. Los rayos de sol me abrazaron hasta el éxtasis, el Dios de todos los tiempos hizo presencia y mis rodillas tocaron el piso. Un ser superior que se manifiesta a través de la luz y en los pequeños detalles que sólo Antoni Gaudí pudo ver antes que nacieran mis abuelos. Nado plácido en la luz, me dejo llevar por sus plácidas ondas, me duermo con el susurro imperceptible de la voz de la Divinidad. Del nacimiento a la muerte del más grande y que vive en cada detalle de la Sagrada Familia. Sigue leyendo