Pereza

“La pereza es la madre de todos los vicios” decía mi padre. Cuando él decía eso yo pensaba: “Cómo madre es madre hay que respetarla.”

Quisiera moverme pero no puedo, una fuerza superior a mí, me impide levantarme de la cama, quiero pero no puedo. Son las seis de la mañana, hace un instante sonó el despertador, quiero dormir cinco minutos más. Van hacer las ocho de la mañana… no, hoy no me levantó. Mis fuerzas no son nada contra el poder de la pereza.