Fuga

Camino en la ciudad para olvidarte,

camino por sus calles hasta el cansancio,

hasta el mismo agotamiento, hasta desfallecer,

pero, por más que lo intento sigues ahí pegada

a mi cerebro confundido.

Busco a través de las pinturas del museo

algún laberinto que me transporte

a otra dimensión a otro universo,

me sumerjo en arco iris de pinceladas

(en miles de colores navego),

buscando escusas y excusas para olvidarte,

evadiendo la realidad colmada de falsas ilusiones.

Aquí sentado al frente de una pintura de Guayasamín:

Busco tu sombra, no la encuentro,

al no quedar más, sigo mi camino como fugitivo,

huyo de mi propia cárcel… que soy yo en definitiva.