Luna llena

“Y en las noches de luna imaginaria

sueña con la mujer imaginaria…”

El hombre imaginario, Nicanor Parra

A las seis de la tarde

emergió de las montañas

una luna brillante,

que parecía más grande,

miraba desde lo alto

a la ciudad iluminada,

coqueta se ocultaba

tras nubes livianas.

En la noche brillaba

más que diamante,

irradiaba tu figura

de venus eterna,

imagen melancólica

que con el paso de las horas

se ha ido borrando.

¿Quién eres tú?

—Un recuerdo

—que se ha esfumado

con el paso lento

de la luna llena—.