Despedida

Hoy me despido de mi loca locura,

abandono la idea de querer ilusiones,

con los pies en el piso, me dejo llevar,

de nuevo a la cruda realidad,

caminos reales y no imaginarios,

empedrados y hechos barro;

caminos difíciles, pero verdaderos,

por ellos andaré los próximos años;

caminante solitario, buen amigo.

Tú seguirás tu destino, yo el mío.

Tus caminos te pertenecen, no son míos.

Hoy me despido de mi loca locura

recobrando la cordura.