SOMOS SILENCIO

En la soledad de nuestro individualismo,
escapamos de nosotros, evadimos realidades;
en nuestro propio cubil habitamos,
alejados del dolor y de la angustia del otro.

Sin importar los sentimientos
nos apartamos entre las calles del barrio,
indiferentes nos cubrimos de abandono,
ocultos del sol alejados de la tristeza.

Habitamos la noche
cobijados por un manto de melancolía,
ahí en la noche, tu y yo,
somos silencio.

Versos para una mujer solitaria - 2019
Jesús Rodríguez
Neoclasicismo – Museo de Louvre