Tres árboles recordados

 1.    Un árbol especial

 Ahora recuerdo un árbol [y llevó una semana pensando en ello].
 De niño tal vez el árbol de cerezo en la casa de mis primos,
 un árbol torcido que parecía un camino al cielo.
 Nos subíamos traviesos a mirar la ciudad desde lo alto,
 si, la casa de mis primos quedaba en las montañas
 arriba de Bogotá y abajo de Monserrate.

 2.    Otro árbol recordado

 Un gigantesco eucalipto derribado por un rayo.
 El tronco seco y que no se quemo por la acción de la furia,
 permaneció tirado durante años en el patio de la casa.
 En las tardes me sentaba a mirar el ocaso de montañas azules
 y trataba de adivinar dónde quedaba Bogotá oculta por las nubes,
 el árbol seco era mi amigo en aquella soledad de las tardes.

 3.    Árboles fantasmas

 Un cielo azul transparente como telón de fondo, sin sol sin luna.
 Un camino dorado de hojas caídas en la noche —brillaba al amanecer,
 hileras de árboles a cada costado como fantasmas milenarios
 vigilan con recelo el antiguo camino romano. 
 Mis ojos que no ven se asombran de ver por primera vez —sí
 de ver por primera vez —la magia del otoño y los árboles fantasmas. 
Texto en la voz de su autor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s